lunes, 14 de enero de 2013

Encuentra el propósito de tu vida en un nanosegundo


Hace unos días, en una sesión de coaching con un nuevo cliente, este me expresaba su ansiedad por encontrar el propósito de su vida. Acto seguido comenzó a describirme todos los cursos, talleres e incluso terapias que había realizado  con el fin de dotar a sus acciones y actividades de un significado y orientación específicos. Al fin y al cabo, uno de sus mejores amigos lo había logrado. Se había pasado la niñez jugando con una pasión desbordante al lego, y había encontrado el proposito de su vida: dedicarse al diseño de casas ecológicas.

Por contraste, mi cliente se había pasado su vida adulta explorando diferentes carreras, profesiones y ocupaciones - él lo llamó "dando palos de ciego"-, y por más que lo intentaba no daba con su ansiado propósito. A lo cual le pregunté si había disfrutado del proceso, obteniendo cómo respuesta "Inmensamente".

Mi siguiente pregunta fue: "En esta situación, ¿qué estás presuponiendo que te lleva a generar en ti esas sensaciones de estar incompleto en tu vida?" Después de un oportuno silencio comentó: "Acabo de darme cuenta. Estoy presuponiendo que hay un sólo camino en la vida, y una manera específica de hacer ese camino. Estoy presuponiendo que si descubro el propósito de mi vida se me desvelará un camino por el que transitar sin esfuerzo, y que ese es el orden por el que debe darse el proceso. Estoy presuponiendo que explorar, experimentar y andar por sendas diferentes es señal de falta de madurez e indecisión. Y estoy presuponiendo que la forma en la que se hacen generalmente las cosas en esta sociedad y en esta cultura es lo correcto para mí también." Y así estuvo compartiendo sus presuposiciones y sentires durante casi veinte minutos.

Después de estas reflexiones pregunté: "¿Y ahora?" Mi cliente respiró profundamente, sonrió y respondió: "Me queda una vida por experimentar". Los dos reímos, aliviados.

Y me acordé de las abejas. Gracias a ellas y a sus procesos de polinización, seguimos disfrutando de suculentos tomates, zanahorias, fresas... Imagínate el mundo sin aceite, sin forraje para el ganado, sin las miles de especies de flores y plantas que crecen en nuestros entornos y más allá. Y me acordé también de las aves, y su papel en la dispersión de las semillas.

¿Acaso alguna de ellas es consciente de su propósito de mantener la vida en nuestro planeta? ¿Cambiaría algo si lo descubrieran? ¿Qué pasaría si el propósito de nuestras vidas fuera algo similar que va emergiendo y evolucionando discretamente con cada persona, en cada acto, con cada conversación? ¿Dónde está escrito que tenemos que atrapar ese escurridizo propósito y llevarlo estampado en la frente?

Librerías, bibliotecas e internet están repletos de los 5 pasos, 20 minutos y 6 claves para descubrir el propósito de tu vida. Pero no te afanes en buscar más allá. Te lo diré en un nanosegundo. El propósito de tu vida: ser tú.

Gracias por tu Compañía.

Y mucha Luz en tu Camino.

5 comentarios:

  1. Una palabra: Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha pasado lo mismo, en este momento tengo LUZ, gracias

      Eliminar
  2. Hola buenas noches, cuánto de verdadero¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. En tiempos revueltos, no por casualidad sino por causalidad leo este artículo.¿ qué es lo que hace que no demos el paso? ¿ el miedo carcelero? ¿ por qué la ambivalencia entre cabeza y corazón? Cómo cuesta desaprender para aprender de nuevo¡Hacemos y decimos lo que se supone que es sin consultar con mi yo. ¿ es que acaso no dialogo con él? ¿ qué está pasando? ¿ es la zona de confort la que me asusta realmente?¿ qué puede pasar si me muevo hacia lo que creo?¿ por qué viene a mi pensamiento lo negativo? Desaprender una vez más...¿ por qué el miedo a perder? Pero, ¿ es que pierdo algo?Las capas de pensamiento empiezan a airearse, a cambiarse de sitio, a borrar parte de sus líneas insistentes. ¿ por qué quedan todavía algunas?
    Gracias Vanessa, eres un as de la comunicación con la esencia del interior.Un abrazo¡

    ResponderEliminar