jueves, 2 de febrero de 2012

El arte de terminar una relación con elegancia

Parece una contradicción en términos comenzar una serie de reflexiones acerca de las relaciones de pareja hablando de ruptura, pero empiezo por aquí porque deseo compartir una experiencia reciente en la que tuve el honor de  participar.

Finalizar una relación de pareja puede ser una de las experiencias más intensas, en todos los sentidos, que podemos experimentar; una experiencia que nos conecta con un amplio espectro de sentimientos, recelos, dudas y, sobre todo, miedos: miedo al abandono, miedo a la soledad, temor a no volver a experimentar lo mejor del amor que experimentamos con la persona de la que nos despedimos, temor a no volver a ser atractivo, duda de ser merecedora del amor.

Podría seguir. Los he experimentado todos en repetidas ocasiones, porque a lo largo de mi vida he vivido diferentes rupturas como procesos dolorosos. Pero también las he vivido como procesos sanadores, tal y como ocurrió con las personas cuya experiencia comparto a continuación.

Hace unas semanas recibí una llamada de una de mis clientes: ella y su pareja habían decidido finalizar su relación y ambas partes solicitaban mi apoyo para crear un cierre amoroso. Claro que la primera pregunta que puede suscitar esta petición es: ¿Un cierre amoroso? Pero, ¿no es una ruptura sinónimo de desamor? Y he aquí una de las creencias limitadoras acerca de las relaciones: "una relación se acaba cuando acaba el amor". O: "el amor ha de cesar al cesar la relación". Existen otras opciones, como veremos a continuación.

En cuanto terminamos de hablar, me conecté con estas dos personas y con el Amor existente entre ellas. El ritual ya había comenzado desde el momento en que ambas habían acordado crear ese encuentro-despedida. Había comenzado ya con la mera voluntad de hacerlo de forma amorosa. Esto es lo que Sergio Sinay llama "convertirnos en cartógrafos de nuestra vivencia amorosa compartida". Ninguna de las partes se convertía en víctima de la otra, sino que continuaban creando y transformando su relación desde el Amor, en equilibrio.

Me puse en acción de inmediato. Lo primero que sabía es que deseaba que el encuentro se realizara en la naturaleza, en un lugar hermoso, y relativamente privado. En preparación para el ritual, pedí a cada una de las partes que trajera alguna reflexión, lectura, e incluso objetos que desearan compartir. Convoqué el encuentro para un sábado por la tarde. Nos encontraríamos en un pueblo cercano al lugar indicado, que yo ya había ido a visitar y había preparado desde muy temprano ese sábado por la mañana, creando un simbólico mandala de piedra.

El encuentro-despedida fue una de las experiencias más hermosas que he vivido en los últimos años, y de la cual comparto algunos aspectos.

Crear un camino consciente.  Después de hacer un breve ejercicio de centramiento, realizamos el descenso en silencio, de manera consciente, relacionando lo que ocurría en el camino con nuestra manera de vivir y vivirnos en relación a otra persona: momentos de deleite en el paisaje (¡qué maravilla!), momentos de incertidumbre (¿adónde nos conducirá este camino?) y ansiedad (¿cuándo vamos a llegar?), el contraste entre el camino llano y fácil, y el sendero que debemos crear sobre terreno abrupto y por el que no hemos transitado antes, con todas sus incomodidades y obstáculos. Y, cómo no, los momentos de soledad en compañía, y los momentos de compañía en soledad. Así realizamos el descenso.

Presencia plena en el contexto. Al llegar nos deleitamos en el paisaje, en silencio, fuimos conectando con el entorno y con los elementos del lugar. Mantuvimos el silencio un buen rato. Sin anhelo, sin espera. Plenamente presentes en el momento y en el lugar. Sabíamos cuándo tocaría el siguiente paso, y no había prisa por acelerarlo.

Honrar la presencia de la otra persona. Después de tomar la palabra, invité a ambas partes a expresar lo que desearan acerca de la elección que habían tomado de transformar la forma de la relación.

La primera persona leyó un hermosísimo texto que había escrito. Un texto lleno de ternura y de agradecimiento a su pareja, honrando con conciencia lo que había aprendido de ella, lo que le había aportado e incluso lo que iba a echar de menos de ella. Fueron palabras profundamente conmovedoras que resonaron y que nos conectaron con la universalidad de toda relación.

La segunda persona abrió El libro tibetano de la vida y la muerte, y leyó un texto acerca de cómo afrontar los cambios desde el desapego, y que reproduzco a continuación. Antes de comenzar, nos pidió que tomáramos una piedra en la mano, lo cual puedes hacer tú también ahora, para que lo vivas como lo vivimos allí (puedes hacerlo con un pequeño objeto como un anillo o algo similar):

Coge una piedra. Imagínate que representa el objeto [la persona] al que te aferras. Enciérrala en el puño bien apretado y extiende el brazo con la palma de la mano hacia el suelo. Si ahora abres el puño o aflojas tu presa, perderás aquello a lo que te aferras. Por eso estás apretando. Pero hay otra posibilidad: puedes desprenderte y aun así conservarla. Con el brazo todavía extendido, vuelve la mano hacia arriba de forma que la palma quede hacia el cielo. Abre la mano y la piedra seguirá reposando sobre la palma abierta. Has dejado de aferrarte. Y la piedra sigue siendo tuya, aun con todo ese espacio que la rodea.
Así pues, existe un modo en que podemos aceptar la impermanencia sin dejar de disfrutar de la vida, todo al mismo tiempo, sin aferrarnos".

Estuvimos varios minutos en silencio, sonrientes, respirando. Y, después de unos pasos adicionales más en nuestro pequeño ritual, concluimos, y el compromiso para la transformación de la relación quedó sellado con un espléndido atardecer, con abrazos y corazones plenos de amor, y con un espontáneo intercambio de pequeños obsequios que habíamos traído para compartir, sin saber que las otras dos partes harían lo mismo.

No obstante, el don más duradero, y que permanecerá en mí para siempre, es esa profunda conexión con nuestra Sabiduría Interna, que sabe que las formas de una relación cambian continuamente, pero que a un nivel que va más allá de lo físico, jamás dejamos de relacionarnos con las personas que han sido importantes en nuestras vidas.

Quiero agradecer a estas dos personas, la lección profunda de Amor que recibí de ellas, el permiso para reproducir parte de esa ceremonia aquí, para ustedes, y el que, un vez más, mis maestros y maestras se me presenten en forma de clientes y amigos. De Corazón y con profundo Amor: GRACIAS.

Gracias por tu Compañía. Y mucha, mucha Luz en tu Camino.

Los seres humanos, más que nunca, necesitamos más modelos de creatividad en las relaciones, en el Amor. ¿Tienes alguna experiencia que deseas compartir? Puedes hacerlo aquí...

14 comentarios:

  1. ¡¡Qué interesante, Vanessa! Mil gracias por compartir esta tierna historia que me hecho aprender que no todas las separaciones tienen que conllevar tristeza y dolor.. Me viene a mi vida y a mi corazón en un momento perfecto.
    Un beso lleno de energía para tí que tanto compartes. Olenka

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Olenka. Aunque la tristeza y el dolor son un aspecto de las separaciones, la experiencia de estas personas nos demuestra que hay espacio para mucho, mucho más en el proceso. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Me encanto, y creo que seria buena idea para todas las parejas, especialmente parejas que tienen hijos. Cuando alguien muere vamos a sus funerales para celebrar y recordar la vida de el fallecido, asi que porque no hacer lo mismo con una relacion que se acaba? Mi ex marido, despues de estar divorciado de el 12 anyos toco a la puerta un dia y me dio un sobre que contenia todas las fotos que tenia de mi, algunas eran fotos conmigo y con nuestro hijo. Nunca lo entedi porque le estaba casado y feliz con su pareja con la que habia estado ya 11 anyos. Nunca entendi la razon pero me dolio mucho. Besos de Aly tu hermana que te admira mucho :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Aly, no conocía esa experiencia tuya.Sólo sé que las emocionaes asociadas a la separación nos llevan a realizar actos incomprensibles. Por eso a veces tratar de comprender los actos de otra persona con la mente lógica, y en especial en los procesos de separación, puede llegar a ser frustrante. Me encanta lo que dices de la muerte y de los funerales como rito de paso. Hacer lo mismo en un proceso de ruptura puede ser profundamente sanador. Te quiero mucho Aly.

      Eliminar
  3. En vez de reproches, acusaciones, dolor en definitiva, hermosas palabras, respeto y reconocimiento a la persona que nos ha acompañado en un trayecto de la vida y gestos que facilitan el cierre de un ciclo y el comienzo de otro.
    Thank you very much por compartirlo Vanessa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mónica. Y a los seres humanos nos encantan los ritos de paso. Esta es otra oportunidad para crear uno que nos ayude en una etapa de transición importante. ¿Cómo va "Casa Viva"? ¿Y los conciertos? Un beso.

      Eliminar
  4. Es un grande y ejemplar relato Vanessa, gracias por compartirlo. Un abrazo. Carmen M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Carmen M, por expresármelo. Un abrazo

      Eliminar
  5. That's a wonderful account, Vanessa, very inspiring and life-affirming. Thanks. x

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks Liz. Just realized I have all these unanswered comments!! Big hug to you!

      Eliminar
  6. Tus técnicas, para un profano, rayan en lo mágico...
    Lo digo porque darle la vuelta a la mano, ¡y abrirla!, me parece una genial idea. El vínculo existente entre la expresión corporal, la mente y el corazón hace que un simple gesto sea capaz de transformar tu vida. Gracias por compartir estos recursos que una vez más me enriquecen.
    Carlos Gª

    ResponderEliminar
  7. Precioso, pero es tan dificil el desapego cuando tu corazón y tu cuerpo sienten una añoranza tan profunda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, anónimo. Es parte del encanto agridulce de nuestra existencia humana. Un abrazo

      Eliminar